Se trata de uno de los males más longevos en el fútbol mexicano, pero por fin los futbolistas son “libres”.