Miguel Herrera podría agregar esta fatídica posibilidad a su cuenta, que sería el peor escenario para él y el americanismo.