El delantero de Tigres aprovechó la suspensión de la Liga MX para convivir con su familia y romper las redes sociales.