El conjunto tapatío mantuvo con nervios al graderío, viva emoción que se vivió en el inmueble, pero que deja satisfechos a sus aficionados que ya piensan en tener una estrella más en su escudo.