Más que una final, el duelo entre Tigres y León es un reencuentro entre dos amigos que se enfrentaron como jugadores y que tiene su historia.