Tras la derrota sufrida en casa ante los Tiburones Rojos, la afición de Pumas no soportó el descalabro y abuchearon e insultaron al técnico Francisco Palencia del mal momento que vive el cuadro universitario.