El DT de Rayados reconoció que sí asistió a la boda de su hijo, agregó que no usó cubrebocas y dejó en claro que asumirá las consecuencias.