Unos 150 mil aficionados se congregaron en el desfile de Rayados para celebrar el final de una racha de nueve años sin campeonato de Liga MX.