Matías Alustiza regaló un doblete a la afición rojinegra, pero terminó siendo el villano del encuentro en el que Atlas igualó a tres goles con Xolos.