Sus últimos meses en Los Ángeles fueron un infierno y lo acusaron de algo que para él fue una gran injusticia.