En tres semanas, Tigres se juega la vida en el Clausura 2017, el Clásico Regio y la final de Concachampions ante Pachuca.