Por años, jugadores inconformes con los malos tratos de directivos mexicanos se han organizado para velar por sus derechos, pero los proyectos no han fructificado, ahora Rafael Márquez quiere hacer un sindicato.