En una plantilla corta, la culpa es de todos y la ruptura entre jugadores, cuerpo técnico, y directiva son las excusas para el pésimo torneo.