A Miguel Herrera le bastaría un semestre para superar a Raúl Cárdenas y Jorge Vieira y dejar una huella histórica en el nido difícil de superar.