Los Tiburones no han anotado en cinco partidos consecutivos, y el tema del descenso los empieza a ahogar.