Al polémico portero argentino, el mismo que disputó dos finales bajo el mando de Maradona en el Ascenso MX, no le tuvieron paciencia.