La gran afición que tiene el rebaño sagrado no conoce de tiempos y distancias cuando de apoyar al equipo se trata, desde Tuxpan, Jalisco, la ilusión del pase a la final.