Amaury Vergara, dueño del Guadalajara, se comprometió a tomar acciones contra de los sujetos que simularon disparar un arma y cortar el cuello.