La familia del jugador de Colón denunció a la policía su desaparición, pero él habló con una radio y contó toda su verdad: amenazas y miedo.