El chileno Enzo Roco roba el balón en el medio campo y tras una larga corrida saca un furibundo disparo que se va apenas desviado del arco defendido por Oscar Pérez.