Horarios

Trajeron a un cura para ¿curar? los males y el remedio acabó siendo peor que la enfermedad. Los Tiburones ya no son rojos, ahora tienen un tinte calcinado.