Ambas oncenas son respaldadas por los números necesarios para estar disputando esta final, y es que en las últimas 11 finales América y Tigres han estado presente en ocho, demostrando que son dos rivales dignos.