Fracaso mayúsculo tanto para los azulcrema, como para la Máquina Cementera, al quedar fuera de la "fiesta grande".