El vicepresidente del Atlas asegura que el mercado de piernas ha perdido su esencia.