Un grupo de aficionados de Jaguares no soportó la frustración tras un mal resultado contra Santos y saltó a la cancha del Víctor Manuel Reyna, retrasando el partido por varios minutos.