Los Gallos Blancos viven uno de sus momentos más oscuros y no sólo en lo deportivo, pues las finanzas del equipo tampoco andan nada bien.