Horarios

Mar.Oct.20 12:00 AM EDT
Mié.Oct.21 12:00 AM EDT
Vie.Oct.23 12:00 AM EDT
Mar.Oct.27 12:00 AM EDT
Mié.Oct.28 12:00 AM EDT
Jue.Oct.29 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Foto: Mexsport

Cruz Azul se quedó a 20 segundos de conseguir el título del Clausura 2013

CIUDAD DE MÉXICO.- Era el domingo 26 de mayo del 2013 y todos los astros así como el destino se alinearon para que Cruz Azul no fuera campeón, cuando sólo restaban 20 segundos para que terminara la gran final y América se levantara con el título.
 
 
 
 
El partido de ida, que se jugó en el estadio Azul, fue por demás cerrado y terminó con la ventaja mínima a favor de los cementeros con gol de Christian “Chaco” Giménez, situación que dejó en el aíre al nuevo campeón del fútbol mexicano.
 
 
El estadio Azteca se presentó con sus mejores galas, con un lleno a reventar y con unos aficionados confiados en llevarse el título, tantos del América como del Cruz Azul.
 
Guillermo Vásquez, director técnico de los cementeros, sorprendió con su alineación titular al ubicar a Teófilo Gutiérrez cómo único delantero, con “Chaco” y Pablo Barrera como extremos que serían los surtidores del colombiano.
 
 
 
 
El partido no podría iniciar de mejor manera para los visitantes, cuando Jesús Molina tuvo que derribar a Pablo Barrera cuando éste se dirigía a un mano a mano frente a Moisés Muñoz, el árbitro Paul Delgadillo no lo dudó y expulsó a Molina para dejar a las Águilas con diez hombres por el resto del encuentro.
 
 
 
 
Unos minutos más tarde, Gutiérrez parecía sentenciar el encuentro al marcar en el minuto 20 y poner el marcador global 0-2 a su favor, pero esa anotación en lugar de darle confianza a los cementeros, fue una motivación para los americanistas que se volcaron en busca del empate.
 
La primera parte terminó con la ventaja cementera, pero con unas Águilas por demás impetuosas y que nunca se vieron en inferioridad numérica.
 
 
 
 
Para el segundo tiempo, las Águilas continuaron con las jugadas al ataque a pesar de la superioridad numérica del rival. La Máquina bajó un poco la intensidad y no logró marcar la diferencia durante todo el partido. El papel de Aquivaldo Mosquera en la zaga central, terminó siendo clave para que América lograra la hazaña.
 
Los minutos transcurrieron y los goles no caían en ninguna de las porterías, cuando se jugaba el minuto 88, Mosquera logró meter el gol del descuento, con un cabezazo en un tiro de esquina y le ponía suspenso a esta final, que estaba a punto de desatar la locura en el Estadio Azteca. Paul Delgadillo añadió tres minutos de descuento y el público del América se volcó con su equipo para buscar el gol del empate.
 
 
Ya en el minuto 92 a 20 segundos del silbatazo final, el portero Moisés Muñoz subió en un tiro de esquina para intentar marcar el gol del empate y terminó por lograr el milagro. El arquero vio cómo su equipo desperdiciaba el tiro de esquina, pero decidió quedarse dentro del área cuando su equipo recuperó el balón. Llegó un centro más al área y Moy no dudó para cabecear el esférico y lograr el gol del empate en el marcador global, claro con ayuda de Alejandro Castro quien desvió el balón al fondo de la portería. 
 
 
 
 
El Estadio Azteca estalló en alegría y el partido terminó de manera cardiaca, con treinta minutos por jugar de tiempo extra.
 
Durante el primer tiempo extra, América tuvo más oportunidades de lograr el gol de la victoria que Cruz Azul. El arquero José de Jesús Corona salvó dos ocasiones claras, la más cardiaca fue un disparo de “Chucho” Benítez pegado al palo, que Corona alcanzó a desviar de forma agónica y mandó el balón a tiro de esquina.
 
 
Durante el segundo tiempo extra, ambos equipos estaban ya más rendidos que con ánimos de seguir luchando, por lo que la tanda de tiros penales fue inevitable.
 
Javier “Chuletita” Orozco se encargó de empezar la tanda de penales con el pie izquierdo, su disparo salió al medio y Muñoz lo detuvo. Raúl Jiménez cobró su penal con maestría para poner al frente en la tanda a las Águilas. El partido se sentenció con un fallo horrible de Alejandro Castro, que se resbaló en su cobro del penal y lo mandó a las nubes.
 
“Chucho” engañó a Jesús Corona con un disparo cruzado, Rogelio Chávez logró anotar el suyo con un cobro parecido al de Benítez. Osvaldito Martínez le pegó de tres dedos y metió un balazo engañando a Corona. 
 
Gerardo Flores le dio una última esperanza a Cruz Azul con un tiro pegado al palo, pero el gol del título llegó por medio de Miguel Layún, el azulcrema anotó su penal con un cobro en el que se resbaló pero logró anotarlo agónicamente. 
 
América se proclamaba campeón del Clausura 2013, en la final más dramática en la historia del fútbol mexicano.
 
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!