Un hombre musculado casi pierde sus dos brazos

La obsesión por muscularse casi le cuesta ambos brazos

RÍO DE JANEIRO, Brasil.- Un culturista brasileño de 25 años, Romario Dos Santos Alves, estuvo a punto de perder sus dos brazos por su obesisión en la musculación de sus bíceps. El joven se inyectó una mezcla de petróleo, analgésicos y alcohol para potenciar sus brazos y a punto estuvo de cometer un fallo sin reparo.

Romario, que quería parecerse a Hulk, suele presumir de músculos pero también de una larga lista de enfermedades. El uso de Synthol como rellenador sintético de sus músculos le ha costado su cordura y casi su vida, además de estar a punto de perder sus brazos.

Ahora, el brasileño ve lo peligroso que son este tipo de situaciones. "El médico me dijo que tendría que amputarme los brazos. Quiero que otras personas sean conscientes de los peligros que esto conlleva, no vale la pena”, aseguró.

Además, Romario contó también las sensaciones que tuvo después de haber tomado el fármaco. "Mis músculos empezaron a solidificarse. Eran como auténticas rocas, no podía inyectarme con agujas normales y llegué a utilizar agujas para toros”, explicó sin tapujos.

Aparte de la dureza de los músculos, Romario también vio como sufría unos terribles dolores en el brazo y una insuficiencia renal. Por suerte, todo se quedó en un susto de un joven que sigue persiguiendo su sueño de ser culturista.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!