El técnico del Real Madrid aguarda a un Sevilla mucho más agresivo que en el encuentro jugado entre semana, pero se niega a firmar el empate contra los andaluces.