El técnico del Real Madrid deja claro que no tiene ningún problema con el colombiano y le quita importancia al enojo que pilló James tras ser sustituido.