El técnico francés se rindió al malagueño después de que salvara al Real Madrid con su agónico gol.