Un jugador del Celta buscaba un balón en la banda, pero se lo encontró a él. Lo barrió y luego su botín acabó en la boca de Zidane.