El entrenador evitó la polémica sobre los dichos de Piqué y no renuncia al orgullo merengue.