Zidane no subestima al eterno rival y va por los tres puntos.