El Real Madrid dejó escapar la oportunidad de sentenciar La Liga y dejó a su archirrival asechando el título.