El entrenador francés reconoció que el estrés de las últimas jornadas, afecta el juego de sus futbolistas.