El brasileño volvió a una convocatoria tras dos ausencias, pero no jugó ni un minuto y su situación empieza a ser alarmante.