Antes del Mundial le lanzó un venenoso dardo y luego de su inesperado fichaje por el Barcelona, ambos se han convertido en uña y carne goleadora.