El Real Madrid pagará 165 millones de dólares y esto lo convertirá en el fichaje más caro en la historia de la casa blanca.