El entrenador del Atlético de Madrid destacó su ciclo en el banquillo del equipo colchonero, al tiempo que recordó que sus pupilos siempre se levantan después de golpes duros.