Más de 5.000 mil aficionados le dieron la bienvenida en el estadio La Romareda al delantero japonés.