El ex presidente del FC Barcelona es enviado a la cárcelo por blanquear 15 millones de euros, que recibió de la CFB a cambio de derechos de retransmisión de 24 partidos de la selección de aquel país.