El técnico argentino descarta que el descalabro ante Atlético de Madrid se deba a su condición de visitante.