El técnico del Sevilla reconoce que las circunstancias impiden encontrar el dominio psicológico del equipo.