La novela del brasileño se pone más emocionante después de la misteriosa desaparición del material grabado.