El capitán merengue hizo de periodista durante un entrenamiento del Real Madrid y se rió de algunos compañeros por haberles ganado dos partidos.