Los abogados que contrató el equipo merengue son los mismos que usó el Barcelona para tratar de reducir el castigo de la UEFA.