Apenas era su primer partido como nuevo técnico del Barcelona y ya consiguió algo que sus predecesores no alcanzaron durante sus etapas.