Aunque con perfiles distintos, los dos llegaron al Barça como delanteros y tuvieron que adaptarse a la banda, al igual que Griezmann.