El central del Barcelona fue a Madrid a un evento de la Copa Davis y cientos de personas se le abalanzaron encima y no lo dejaban caminar.